martes, 8 de febrero de 2011

-Durante los dos últimos años cada decisión que he tomado, cada pequeño detalle de mi vida, para él ha sido un puñalada trás otra. Mientras que yo corría feliz a su lado, él sufría sonriéndome. Y éso se acabó. No sé si saldrá de este lío, pero entre tanto voya hacerle feliz, aunque sepa que voy directa hacia un precipicio. Voy a hacer que se despierte cada mañana con una sonrisa, la misma que me ha dado a mí todo este tiempo.

1 comentario: