sábado, 5 de febrero de 2011

Hay instantes en que todo parece posible y todo puede cambiar, en que todo está al alcance de la mano, fácil y bonito... Pero de repente llega la duda, el miedo a equivocarse y a no haber entendido bien lo que el corazón siente de verdad. Y puff, nada, otra promesa fallida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario